La tala de árboles y sus consecuencias

La tala de árboles y sus consecuenciasLa tala de arboles tiene diferentes consecuencias sobre el entorno natural, pero también sobre la vida de los seres humanos al disponer de menos zonas verdes, que son auténticos pulmones naturales

Principales afecciones

Cada año, aproximadamente, se pierden unos 130.000 kilómetros cuadrados de superficie de bosques, acción que tiene consecuencias directas y negativas sobre el entorno natural. Y uno de los principales efectos negativos de la tala de arboles es la dificultad para controlar el clima de la zona y de la composición química del suelo, sobre todo, en las hectáreas que están destinadas a las explotaciones ganaderas o agrícolas y lindan con esa área deforestada. Y es que los bosques contribuyen a mantener el equilibrio ecológico, así como la biodiversidad, aparte de limitar la erosión en las cuencas hidrográficas. También tienen un importante papel en las variaciones del tiempo y en el clima y en el abastecimiento de productos como madera, alimentos, fertilizantes orgánicos o forrajes, que son de utilidad, sobre todo, en las comunidades rurales. Pero principalmente, hay que tener en cuenta la importante función que tienen para la evaporación y transpiración de grandes volúmenes de agua a través de sus hojas y que permite que se produzca la lluvia sobre los continentes, lo que redunda a su vez en el crecimiento de los árboles y de sus raíces y que los seres humanos puedan disponer de recursos hídricos. Un papel beneficioso para la sociedad y para los humanos que se ve eliminado con la tala de arboles.

Casos concretos

En diferentes países podemos encontrar efectos negativos que se han producido como consecuencia de la tala de arboles. Uno de ellos es Pakistán, país del que cabe destacar la situación del desierto de Harrapan, que anteriormente era una zona rica en bosques y con lluvias y que se transformó por completo a raíz de la tala de arboles que los habitantes de la zona realizaron de forma masiva porque necesitaban pastos para sus ganados. Una tala de arboles que generó que las lluvias cesasen y que la zona se volviese árida. Los efectos de esta acción se notaron igualmente en zonas limítrofes, ya que los bosques colindantes también murieron. Y otro ejemplo de los efectos negativos de la tala de arboles puede apreciarse en el Amazonas, área en la que hay terrenos talados y quemados, aparte de producirse la deforestación, lo que puede conducir a que en dos decenios, aproximadamente, pueda desaparecer en torno al 40% de la Amazonia. Esta disipación derivará a su vez en la pérdida de especies, el aumento de plagas, una menor polinización de los cultivos, la pérdida de recursos genéticos y la imposibilidad de recargar los acuíferos, entre otros efectos negativos de la tala de arboles.

Foto: SSilver – FotoliaSimilar Posts:

Etiquetas:, , ,